Mises llegó a Cuba para quedarse/ Nelson Rodriguez Chartrand 

Por Nelson Rodríguez Chartrand
Exactamente, el 5 de mayo del presente año, hube de presentar ante la Dirección de Asociaciones del Ministerio de Justicia, la solicitud de un certifico como paso previo para la legalización de la Asociación Mises Cuba.
Dicho certifico sólo debía expresar si, en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, existía alguna otra asociación registrada con ese nombre o con igual o similar objeto social, cosa de la que estaba seguro era imposible, pues promover la libertad individual en las dictaduras es algo prácticamente imposible de realizar.

!Es increíble lo que son capaces de hacer los dictadores en cuanto se trate de abolir la libertad!

Después de dos largos meses de espera, a pesar de que me habían asegurado de que a lo sumo en una semana tendría respuesta de lo solicitado, contacto con la Directora de la Dirección de Asociaciones antes mencionada, la cual me comunica que la rspuesta a mi solicitud había sido enviada vía correo convencional desde el día 13 de julio del presente. 

Inmediatamente me dirijo a la oficina postal correspondiente con el propósito de notificarme el certifico tan esperado, lo cual no pudo ser posible pues según la funcionaria que me atendió, para poder satisfacer mi reclamo, tendría yo que presentar el número de la certificación emitido por la oficina de correos emisora.

Perdí la cuenta las veces que traté infructuosamente de contactar con la funcionaria del Ministerio de Justicia para instruirla de esta nueva situación, hasta que al fin, a través de una llamada telefónica y de manera muy dispuesta, me dio el número de certificación que necesitaba para que la oficina de correos receptora me entregara el certifico. El número que me dio esta funcionaria fue, D.99.

Al instante me persono en la oficina de correos para notificarme la misiva que contendría mi certifico y al presentar el número de la carta certificada que me fuera dado por la funcionaria del Ministerio de Justicia, la trabajadora de la oficina de correos me dice asombrada, “El número que usted me ha dado, ni siquiera tiene algún parecido con los que emiten las oficinas de correos de Cuba”. Se imaginan cómo me sentí; engañado, ultrajado, ridiculizado y pisoteado, y por qué no señores, desanimado, pero los dictados de la dignidad y el amor a la libertad, me hicieron seguir adelante.


Nuevamente fueron muchas las evasivas que recibí cuando en varias oportunidades traté de comunicarme con la funcionaria de la Dirección de Asociaciones del Ministerio de Justicia para comunicarle o tal vez para quejarme de tanto irrespeto, hasta que el pasado 15 de septiembre, colmada mi paciencia, decido definitivamente presentar una reclamación ante la Ministra de Justicia, haciendo uso del derecho que me asiste en virtud de lo estipulado en el artículo 63 de la Constitución de la República, en la cual, después de narrar todo lo acontecido, exijo me sea notificada de inmediato la certificación solicitada. Dicha reclamación fue registrada al No.2068 del día 15 de septiembre.

¿Y saben lo que sucedió? 

Pues encontrándome aún en el ómnibus que me llevaría a casa, recibo un mensaje de la miembro del Club Yamile Bargés Hurtado en el que me informa que la Directora de la Dirección de Asociaciones del Ministerio de Justicia se había comunicado con ella hacía unos instantes por vía telefónica para que yo me personara en su oficina para notificarme la certificación solicitada, eso es, a menos de 45 minutos de haber presentado la reclamación a la Ministra.

Pues bien, inmediatamente trasbordo en dirección contraria en camino al Ministerio de Justicia donde la ya mencionada funcionaria me esperaba muy “amable” y “apenada”, explicándome que la oficina de correos le había devuelto la certificación que me había enviado sin causa justificable alguna, pues tanto mis datos generales como la dirección del lugar de destino no presentaban error alguno, en otras palabras, culpando a la oficina de correos de tanta ineficiencia e irrespeto. Es por ello que he dicho en varias oportunidades, que las únicas instituciones públicas que en Cuba son verdaderamente eficientes son, sin lugar a dudas, los órganos represivos y en especial los de la seguridad del estado. 

Pues bien, simulando aceptar sus disculpas mal disimuladas, me retiro, y sin mostrar ningún interés en saber lo que decía el certifico, quizás también mal disimulado, me retiro. Ya en la calle, camino a la parada del ómnibus, lucubro sobre cuál sería la respuesta: …Tal vez me responden que el objeto social de Mises Cuba está dentro del objeto social de las instituciones de la educación pública o de las universidades del país.., o tal vez que el objeto social no se corresponde con los principios del socialismo refrendados en la Constitución, ésta, para mí, era la respuesta que con mayor seguridad suponía recibir. 

Pero lejos estaba yo de imaginar la estrategia que trazaría la seguridad del estado para aplastar esta iniciativa de libertad, y aquí transcribo la respuesta emitida por el Registrador de la Dirección de Asociaciones del Ministerio de Justicia: Que vistos los antecedentes obrantes en el Registro a mi cargo, no aparece inscripta asociación alguna con la denominación de “Mises Cuba”. 

Una abalancha de entuciasmo ingenuo se apoderó de todo mi ser, al menos había logrado subir el primer escalón que me acercaría a la realización de un gran sueño, pensé, pero sólo fue un instante de éxtasis, pues como abogado que soy, muy buen conocedor de la naturaleza diabólica de los gobiernos y en especial de los gobiernos totalitarios y en particular, del gobierno cubano, escudriño cada detalle del certifico, y he aquí lo que encontré en el borde inferior derecho justo al lado del cuño que oficializa el certifico: Un segundo cuño que hace constar de manera precisa que, “…Esta certificación sólo tendrá validez dentro de los setenta días hábiles siguientes a la fecha de expedición”. 

Así mismo hermanos de Mises Cuba, he recibido un certifico sin valor legal alguno, pues si tenemos en cuenta la fecha de emisión de la certificación (11 de junio del 2016) y la fecha en que me la notifican (15 de septiembre del propio año), nos damos cuenta de que me han notificado un documento sin valor legal alguno, pues como ya expresé, su vigencia ha caducado por razón del tiempo a causa de un actuar moroso maliciosamente intencionado en el que etán involucrados la oficina de correos ubicada en línea y paseo en el municipio Plaza de la Revolución (vedado) y por su puesto, la Directora de la Dirección de Asociaciones del Ministerio de Justicia, cumpliendo, por supuesto, instrucciones precisas de la macabra y muy eficiente maquinaria de la Seguridad del Estado cubana.

Con este inescrupuloso actuar, los dictadores cubanos impiden que pueda presentar la legalización de la Asociación Mises Cuba, toda vez que la certificación antes mencionada, que es requisito esencial presentar en el acto de legalización, no tiene validez por haber caducado su eficacia.

¿No cree usted entonces que tengo razones suficientes como para sentir un desprecio inagotable por este gobierno de mierda así como un irrespeto infinito por todas sus leyes e instituciones? 

Pero lo que no saben o fingen no saber estos inmorales dictadores, es que Mises Cuba siguirá vivo, y mientras las fuerzas me lo permitan, seguiré abanderando las ideas de la libertad y de la necesidad del exterminio de todos los gobiernos, lo prometo, a fin de cuentas, el derecho a ser libre no se mendiga; se ejerce.

Escúchenlo bien dictadores; !Mises llegó a Cuba para quedarse!

!Adelante la libertad! 

nelsonchartrand@gmail.com

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad, Nelson Rodríguez Chartrand y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s