MÁS SOBRE LA ESCUELA AUSTRIACA DE ECONOMÍA VII: EL SOCIALISMO / Gabriel Zanotti 

I) ANALISIS ECONOMICO 

1) Concepto

Se define socialismo como el sistema social de división del trabajo en ausencia de propiedad privada de los medios de producción.

2) La posibilidad del sistema

EI problema que nos concierne ante un sistema económico es sí, como tal, puede funcionar. Es decir, si logra la satisfacción de las necesidades prioritarias de la manera menos costosa posible, cosa en la que consiste precisamente el proceso de economización de recursos.

Recordemos por un momento como se producía tal fenómeno en el sistema opuesto, esto es, el sistema social de división del trabajo en presencia de la propiedad privada de los medios de producción.

En dicho sistema era característica la presencia del mercado, esto es, el proceso por el cual oferentes y demandantes intercambian voluntariamente sus productos entre sí. De las diversas valuaciones que se expresan en el proceso surgen los precios de los diversos productos, tanto de los de consumo como de los productivos.

Recordemos que los precios son los sintetizadores de a información dispersa en el mercado. Con ellos, aquellos que tiene la capacidad de descubrir oportunidades de ganancia (empresarios en el sentido de I. Kirzner), pueden efectuar el cálculo económico, o sea, elegir métodos de producción que resulten menos costosos ponderando la ganancia que obtendrá en el futuro con la diferencia del precio de venta y la suma total de sus costos. De allí que siempre trate de elegir, el empresario, los métodos menos costosos, mediante la óptima combinación de los factores productivos. El mercado de cada uno de esos productos le permite conocer al empresario los precios de los mismos, como dijimos, y así poder efectuar el cálculo económico, esto es, la combinación de recursos menos costosa posible.

Ahora bien: como dijimos en el Capítulo II, el mercado requiere, para su funcionamiento, la propiedad privada, o sea, la facultad de usar y disponer de un bien económico. En el capítulo II, decíamos: “observemos que para que todo este proceso ocurra, ambos participantes -oferente y demandante- deben necesariamente poseer la propiedad del objeto que intercambian -Pedro del lápiz y Pablo de los $ 100- para que ambos puedan disponer de ellos decidiendo libremente si los retiran o no de la transacción” .

En efecto, el aumento y/o la disminución de la demanda y / o la oferta determina el precio en el mercado. ¿Cómo pueden, entonces, oferta y demanda aumentar y/o descender a voluntad si no cuentan con la disposición del bien ofrecido y / o demadado? Por ejemplo, la oferta no puede aumentar o descender si no es libre de ello. Si Juan quiere aumentar su oferta de camisas, o disminuirla, o aumentar o bajar su valuación de las camisas en el mercado, debe necesariamente tener la propiedad de las camisas. Tenemos entonces que el cálculo económico requiere la existencia de precios; estos la existencia del mercado y a su vez este requiere la existencia de la propiedad privada.

Por lo tanto, si no hay propiedad privada, no hay mercado; si no hay mercado, no hay precios, y si no hay precios no es posible el cálculo económico. La economía socialista, que intenta planificar, tiene, como bien lo demostró L. von Mises, esta esencial paradoja: que como carece de propiedad, mercado y precios, no puede planificar.

O dicho de otro modo: no puede averiguar cuál, de los múltiples métodos de producción a elegir, es el menos costoso. Eso implica que ese sistema (el que carece de propiedad privada) no puede, como tal (como sistema económico) funcionar.

EI socialismo es el sistema social de división del trabajo en ausencia de la propiedad privada de los medios de producción.

Luego, el sistema socialista no puede funcionar como sistema económico. En el socialismo es impracticable el cálculo económico, por carecer de precios que hagan posible dicho cálculo. En la sociedad socialista existen pseudos precios; números puestos por la autoridad que económicamente nada significan. Es un sistema que se guía a ciegas. No puede economizar sus recursos. “Economía socialista” es, luego, una contradicción en términos.

Inútil es que se inventen pseudomercados o mercados artificiales, que los economistas socialistas tanto trabajo se han tomado en concebir. Sin propiedad privada no hay mercado. Y la propiedad privada es algo a lo que nunca recurrirá el socialismo, si quiere seguir siendo tal.

La elección principal se plantea, pues, entre economía de mercado o los diversos grados de socialismo e intervencionismo con los cuales se pretende sustituir al sistema de precios. Lo primero es esencial para el bienestar de los pueblos; lo segundo implica la miseria de los mismos.

Por Gabriel Zanotti 

Continuará…

https://m.facebook.com/EscuelaAustriacaEconomicaCuba/

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s