MÁS SOBRE LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMÍA V: TRABAJO Y SALARIOS/ Gabriel Zanotti 

4) Jornada laboral. Productividad y productividad marginal.
La duración de la jornada laboral, así también como la cuantía del salario, es algo que también depende en última instancia de la cuantía de capital. En efecto, recordemos que dicho factor de producción se caracteriza por aumentar la productividad del trabajo, la que a su vez se definía –recordar capítulo anterior– como la relación entre el volumen producido y el tiempo empleado para hacerlo.

Imaginemos que Juan recoge con la mano 5 piedras por minuto. Si Juan cuenta con el auxilio de una pala (bien de capital) recogerá 10 en un minuto, o 5 en medio minuto. En ambos casos, ha aumentado –merced al bien de capital– la productividad de su labor. Aumenta la productividad, pues, cuando en el mismo tiempo se produce más cantidad, o igual cantidad en menos tiempo, o combinando ambos factores. En este caso, a 10 piedras por minuto, Juan podría producir 7 piedras en 42 segundos (por ejemplo).

Esto implica que la jornada laboral tiende inexorablemente a descender al aumentar la productividad del trabajo merced al aumento de bienes de capital. Quiere decir que, a medida que va aumentando la tasa de capital, no sólo se observa un aumento de los salarios, sino también una baja en la jornada laboral. Esto determina también que mujeres y niños que eventualmente debían trabajar porque la productividad del trabajo era tan baja que lo hecho por el varón no bastaba, podrán dejar de hacerlo, al aumentarle con creces la productividad a este último El trabajo de uno basta en ese caso para cubrir las necesidades familiares. Precisamente, vemos a mujeres y niños trabajando en las regiones llamadas “subdesarrolladas”, que padecen, precisamente, de baja cuantía da capital.

Hasta ahora hemos hablado de productividad a secas. La escuela austríaca, sin embargo, utiliza comúnmente el concepto de productividad marginal del trabajo. La productividad marginal de un factor productivo es –recordar ley de utilidad marginal– la productividad otorgada al conjunto por la última unidad de determinado bien de producción. O sea: es similar a la unidad marginal, pero en este caso aplicado a la unidad marginal de un factor de producción.

Esto es: cuando aumenta la productividad marginal, todos los oferentes de trabajo, incluso los menos calificados, tienen un mayor salario (en términos relativos: mayor en relación al período anterior con menor capital.

Resumiendo, a mayor capital, mayor productividad marginal, y a mayor productividad marginal mayor cuantía de salario.

El aumento generalizado de capital produce tendencia a la elevación del salario en todos los sectores, incluso, como decimos, en los trabajos más humildes, por un simple fenómeno competitivo que evidencia cómo el trabajo se va haciendo más escaso frente al aumento de la cuantía de capital. Imaginemos que usted tuvo hasta ahora un jardinero al que se le pagaba (son cifras esquemáticas) 10 $/h. Pero resulta que una fábrica cercana necesita más obreros debido a nuevas instalaciones que, gracias a nuevo capital, pudo instalar, ofreciendo a esos nuevos obreros 50 $/h. Evidentemente, es muy probable que el jardinero se vea tentado a cambiar de oficio si usted no le aumenta el sueldo.

Por Gabriel Zanotti 

Continuará…

https://www.facebook.com/EscuelaAustriacaEconomicaCuba/

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s