MÁS SOBRE LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMIA/ Gabriel Zanotti 

CONCEPTOS GENERALES
) Aclaraciones finales

El autor reconoce que el método de la escuela austriaca extraña muchas veces al lector que se enfrenta con él por primera vez. Habrán surgido, seguramente, algunas dudas y problemas que intentaremos aclarar.

En primer lugar, me interesa dejar bien aclarado el axioma praxeológico básico, pues es esencial en el método de los austriacos.

Toda vez que el hombre actúa, lo hace porque hay alguna situación que le insatisface, y busca reemplazarla por otra que le satisfaga más. En este momento estoy escribiendo porque escribir me satisface más que no escribir. O sea, toda acción humana busca inexorablemente lo que podríamos denominar felicidad en sentido formal, es decir, definida simplemente como el fin de toda acción humana.

Se piensa inmediatamente, sin embargo, al enfrentarse uno por primera vez con tales afirmaciones, en las acciones denominadas “altruistas”, induciéndonos tal cosa a sostener que hay acciones que no buscan la propia felicidad, sino la felicidad del prójimo. Sin embargo, eso no afecta al axioma. En efecto: en tales casos, el sujeto actuante encuentra la situación que le satisface más en la felicidad del prójimo.

Por otra parte, debe dejarse bien claro que los conceptos praxeológicos de “utilidad”, “ganancia”, son formales. Podemos, efectivamente. decir que toda acción humana busca la utilidad o la ganancia (empleados como sinónimos) y con ello no estamos aludiendo a ninguna suma monetaria, balance de contabilidad o a imaginario “homo oeconomicus”. Se alude simplemente al concepto de ganancia psíquica antes aludido, que creo quedó aclarado en el análisis praxeológico.

O sea que afirmar que la economización de recursos está ínsita en toda acción humana no significa “rebajar” la conducta “a un aspecto «economicista» y puramente material” (como hemos escuchado muchas veces) sino que significa elevar lo económico al campo del análisis general de la acción. La “ganancia” que la acción humana busca no es más que afirmar, que todo agente busca una situación más satisfactoria.Y tal “ganancia” puede muy bien consistir, en el caso de una acción humana virtuosa, en la felicidad del prójimo.

Debemos aclarar ahora un problema que debe haberse planteado todo lector exigente. Si las implicancias formales de la praxeología no implican la asignación de contenidos específicos a los fines de la acción, ¿cómo poder concluir, a partir de tales implicancias, que los vendedores prefieren en general los precios altos a los bajos y los compradores, en general, los precios bajos a los altos?

Respondemos diciendo que, en efecto, es cierto que tales proposiciones -las preferencias de vendedores y compradores respecto a los precios- no pueden ser deducidas de las implicancias formales de la praxeología. Sin embargo, el sistema deductivo se mantiene intacto, pues tales serían las únicas proposiciones inducidas en la economía, las cuales pueden ser colocadas como premisas en el sistema. Así como en las ciencias puramente experimentales, puede haber juicios analíticos sin dejar de ser por ello experimentales, puede haber en las ciencias deductivas algunos pocos juicios inducidos sin dejar de ser por ello deductivas.

Debe además aclararse que la praxeología se diferencia de la psicología en cuanto a objeto y método. Se podría decir que este última se concentra en el por qué de la acción, mientras que la primera centra su atención en el qué de la acción humana, esto es, centrando su atención pura y exclusivamente en las implicancias formales de la descripción de acción (las leyes praxeológicas que hemos analizado), usando por otra parte el método deductivo.

Por último, debe aclararse que, respecto a problemas filosóficos, la escuela austriaca no implica una “unidad de doctrina filosófica” respecto a tales problemas; si bien sería incoherente con la escuela austriaca un sistema filosófico que esté en directa contradicción con el método y conclusiones de dicha escuela, como sucedería con el sistema filosófico marxista.

Por Gabriel Zanotti

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s