MÁS SOBRE LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMIA/ Gabriel Zanotti 

CONCEPTOS GENERALES
4) Las construcciones imaginarias

En efecto, el análisis praxeológico se completa con una serie de estudios sobre situaciones que son pura construcción mental; sin existencia concreta, pero que -como veremos- sirven para darnos una idea más acabada de los procesos económicos. Por otra parte, por medio de ellas perfeccionamos el lenguaje científico, cosa necesaria para la claridad expositiva.

Las construcciones imaginarias son tres: el estado final de reposo, la economía de uniforme giro y la economía autística.

La primera sirve para entender con claridad praxeológica la fuerza que impulsa el proceso del mercado. Alude a un estado nunca alcanzable por la acción en la realidad, pero siempre buscado: la total satisfacción y la consiguiente inacción. Esto nos permite entender cómo los precios del mercado, fluctuando entre la oferta y la demanda, siempre tienden a un inalcanzable precio final, el cual es inalcanzable por cuanto el hombre está siempre insatisfecho y por eso actúa, estando por ello la oferta y la demanda en constante agitación, aunque siempre tendiendo al estado en el que dicha agitación terminare; situación que, como dijimos, es inalcanzable es este mundo real, por la natural escasez de recursos ínsita en el mismo.

La segunda nos permite analizar con más precisión lógica los cambios que la acción suscita, partiendo de una imaginaria situación en la que no hay cambio en la acción. Pues es obvio que debemos primero imaginarnos tal estado de cosas, para después poder observar los fenómenos que siguen a un cambio en la acción. Si queremos analizar, por ejemplo, el aumento de un incremento de la oferta y sólo eso, debemos partir de una oferta constante y una demanda constante, para luego observar los efectos de un cambio en la oferta a demanda constante. Obviamente, oferta y demanda están en constante cambio (aumento o descenso); no constantes, pero debemos suponerlas tales -girando en torno a un mismo precio- por el motivo expuesto. Dice von Mises al respecto: “Si queremos analizar los complejos fenómenos que la acción suscita, forzoso es comencemos ponderando la ausencia de todo cambio para, después, introducir en el estudio determinado factor capaz de provocar específica mutación, la cual podremos entonces cumplidamente examinar, suponiendo invariadas las restantes circunstancias”.

La tercera construcción tal vez no corresponda llamarla “imaginaria”, pues es algo que puede efectivamente existir. Sin embargo se la incluye dentro de las construcciones por constituir indispensable modelo de análisis como las anteriores. Se trata del modelo de economía robinsiana, es decir, los problemas con los que choca el individuo aislado en el proceso de economización de recursos. Es un modelo que tiene una importancia capital, pues de él se derivan conceptos como interés, capital, ahorro, inversión, productividad, etcétera.

En definitiva, las construcciones imaginarias completan el inexorable e indispensable modelo de análisis científico que caracteriza a la escuela austriaca: el análisis de la acción humana.

Por Gabriel Zanotti

Continuará…

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad, Gabriel Zanotti y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s