MÁS SOBRE LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMIA/ Gabriel Zanotti 

PUNTO 1: CONCEPTOS GENERALES

1) Historia
Se podría colocar una fecha simbólica de la economía como ciencia en 1776, aunque eso sea muy discutible. En efecto, en ese año se publica el primer libro que presenta a la economía como estudio sistemático y ordenado: “La riqueza de las Naciones”, del famoso Adam Smith. Nace entonces la escuela económica clásica.

Pero a pesar de los grandes aciertos de dicha escuela- principalmente comercio exterior y su filosofía social subyacente, había algunos problemas. Veamos cuáles fueron.

Tenemos en primer lugar su teoría del valor: la tesis del valor-trabajo, mezclada con la teoría del costo de producción. Como demostraremos más adelante, dicha tesis -las cosas valen porque se las trabaja; el valor de las cosas surge del trabajo en ellas contenido- estaba errada al no considerar el carácter subjetivo de toda valoración; pero lo que ahora nos interesa destacar es que tal concepción fue la que permitió dar un apoyo supuestamente científico errado, obviamente- a Marx para elaborar su teoría de la “plus-valía” y sustentar con ella su teoría de la explotación.

Por otra parte, se incluía también en el análisis del valor de los bienes, la “utilidad objetiva” de los mismos. Tal cosa llevó a la famosa “paradoja de los valores”: el pan es “más útil” que por ejemplo los relojes, y sin embargo estos últimos son más caros que aquél. Y en su afán por resolver el problema, los clásicos llegaron a una conclusión falsa: el pan, sencillamente, poseía valor “en uso”, mientras que los relojes lo tenían “en cambio” (es decir, en el momento de su compraventa). En el Capítulo II aclararemos por qué consideramos a tal teoría un error; por ahora es interesante destacar que nuevamente se abrían las puertas al marxismo, pues dicha teoría permitió que se acusara al capitalismo de producir “para el beneficio” (al producir bienes con valor “en cambio”) y no para el uso (bienes con valor en uso).


Y había, además, un tercer error, que alentaba nada menos que la teoría de la lucha de clases. Tal error era la separación de la sociedad en clases -capitalistas, terratenientes y obreros- y la afirmación de que sus respectivos ingresos -beneficio, renta y salario- no podían aumentar sino en detrimento de los otros.

A esto se sumaba una tajante separación entre los procesos productivos y distributivos; un análisis erróneo en cuanto a la naturaleza de la tasa de interés y una imprecisión en cuanto a la definición del objeto y el método de la economía política.

Pero en el año 1870 y tres investigadores arriban independientemente, a una nueva teoría del valor que marcó una revolución total en el campo científico: la teoría de la utilidad marginal. Fueron W. S. Jevons, León Walras y Carl Menger, este último de origen austriaco.

La teoría de la utilidad marginal -mejor dicho la ley de la utilidad marginal- derrumbó los dos primeros errores de análisis a los que nos hemos referido y además permitió un método de análisis -al aplicar la teoría al precio de los factores de producción- que derrumbó también el tercero.

Pero mientras Jevons y Walras, no consecuentes con el carácter subjetivo de la valoración -que la ley de la utilidad marginal, como veremos, destaca comenzaron a aplicar mediciones matemáticas a la utilidad marginal, Carl Menger no cometía ese error metodológico, y fundaba en Viena la llamada escuela neoclásica austriaca.

Neoclásica porque, a pesar de que corrigió errores de la escuela clásica, siguió conservando su “espíritu”; ese espíritu que diera origen a la concepción de libertad económica que impulsó a una extraordinaria revolución industrial -al liberar las fuerzas creadoras del hombre- que permitiera a la humanidad gozar de niveles de vida nunca soñados en períodos anteriores..

Carl Menger es el padre de la escuela austriaca, y se destacó en el análisis de la teoría del valor. Tuvo un brillante discípulo: Eugen von Bohm Bawerk. Este último, además de refutar al marxismo, con un excelente análisis de la teoría de la explotación, sentó las bases para un correcto análisis de la teoría de la tasa de interés, con su teoría de la ley de la preferencia temporal, que analizaremos en el Capítulo IV.

Sin embargo, algo faltaba. No se había efectuado todavía -aunque se insinuaba- un análisis epistemológico coherentemente “subjetivo” de la economía política; por otra parte, la teoría del dinero estaba muy poco desarrollada y la teoría del interés cometía algunos errores metodológicos, al tener fundamentos psicológicos que, como veremos luego, no corresponden al método de la economía.

Faltaba, pues, una terminación, una consolidación y un ordenamiento metodológico correcto. Debemos a Ludwig von Mises esa consolidación y ordenamiento.

Mises, además de completar la teoría austriaca terminando de analizar las teorías del dinero, de la tasa de interés y el ciclo económico, realizó algo indispensable: dio a la economía política una base metodológica seria y precisa. Y sobre esa base – a la que luego nos referiremos- construyó el edificio de la economía. Resultado de ese maravilloso trabajo intelectual fue el libro “La Acción Humana, tratado de economía”; libro que asombra por su rigor científico y que hace de la economía una serie de teoremas encadenados. Esta metodología es la que trataremos de ver a continuación.

Por Gabriel Zanotti

Continuará…

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad, Economía, Economía austríaca, Educación, Gabriel Zanotti y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s