EL MERCADO COMO PROCESO: DOS VISIONES ALTERNATIVAS/ Ivo A. Sarjanovic  

EL MERCADO COMO PROCESO: DOS VISIONES ALTERNATIVASIvo A. Sarjanovic  

El mercado como proceso

b) El mercado como un proceso simplemente ordenado

Para esta visión no es necesario postular una tendencia equilibradora para que el proceso de mercado sea inteligible. Más aun, la preocupación casi exclusiva por las fuerzas coordinadoras, sin atender a los movimientos discoordinadores, conducirá a una comprensión incompleta del fenómeno económico.

El agente de la construcción lachmaniana se mueve en un mundo de características muy diferentes del mundo de la visión antes descripta. El mundo del subjetivismo radicalizado se encuentra en uno de los extremos del espectro antes delineado: aquel en el que las variables son extremadamente volátiles y el cambio es continuo e incesante. Schackle ha caracterizado este orden económico como un proceso kaleidico, “como si estuviese sujeto a repentinas avalanchas de reajuste hacia un nuevo, precario y efímero seudoequilibrio, en el cual las variables basadas en las expectativas, la esperanza especulativa y la conjetura se colocan delicadamente en un castillo de naipes de momentánea inmovilidad, aguardando a que ‘las noticias’ trastornen todo de nuevo y comience una nueva fase de desequilibrios”.

Lachmann señala que toda acción se desenvuelve en el tiempo, y por lo tanto el proceso de formación de expectativas acerca del futuro tiene una importancia crucial en su concepción. Toda acción humana se encuentra limitada por el conocimiento disponible. Este conocimiento, que dista de ser obvio, es fruto de la interpretación de los sucesos externos que continuamente pasan por el filtro de la mente humana. Estas interpretaciones son las bases sobre las que se generan las expectativas. La formación de éstas tiene características completamente indeterminadas. Como señala Lachmann, “las expectativas son pensamientos individuales orientados, pero no determinados por la experiencia individual”. A su vez, el paso del tiempo modifica incesantemente la estructura de conocimiento, originando como consecuencia un cambio tras otro en las expectativas acerca del futuro. Una implicancia del individualismo metodológico es que cada uno de los distintos individuos resolverá “el problema de la interpretación” del nuevo conocimiento de diferente manera, generando respuestas heterogéneas frente a las mismas circunstancias y originando por este motivo divergentes expectativas. Como correlato de la radical incertidumbre que introduce el paso del tiempo, no podemos señalar una tendencia que, superando paso a paso el problema del conocimiento, posibilite una mayor coordinación entre los planes de los individuos. Como señala Lachmann: “La experiencia de la inconsistencia interindividual de los planes, de la coexistencia de desequilibrio en el mercado con algunos equilibrios individuales, podría impulsar a los agentes a revisar sus planes en una dirección convergente. Habría así ‘fuerzas equilibradoras’ incitando a nuestros agentes, pero también habría otras fuerzas operando. En primer lugar, la revisión de planes en una dirección convergente requiere un diagnóstico común de la presente situación de desequilibrio. La divergencia de interpretaciones lo prevendría. En segundo término, la convergencia requiere que los agentes esperen unos de otros revisar sus planes en la misma dirección. La divergencia de expectativas podría prevenir esto” (las cursivas me pertenecen).

El sistema de precios, con la excepción de algunos mercados futuros, no tiene forma de comunicar expectativas con la misma facilidad con que comunica conocimiento presente. Por su parte, la actividad empresarial no tiene la misma naturaleza que en la postura antes explicada. Mientras que el que realiza un arbitraje efectivamente equilibra el mercado, alinnovador se lo considera, siguiendo la tradición schumpeteriana, como a alguien que irrumpe conmoviendo al mercado con nuevo conocimiento, motivando la alteración de planes previamente coordinados, desequilibrando de esta manera las relaciones existentes. Como señala Lachmann: “En un juego competitivo hay ganadores y perdedores […], las fuerzas competitivas del mercado causarán tanto la discoordinación como la coordinación de los planes de los agentes”. De hecho, para esta visión, la esencia de la competencia sería interrumpir algunas relaciones generando otras nuevas al ritmo de ondas consecutivas de innovación e imitación.

Contra aquellos que sostienen que existe una tendencia equilibradora en el mercado, Lachmann afirma en ese caso que deberíamos suponer que las variables se modifican sólo gradualmente y no en forma continua. Además, deberíamos descartar una serie de obstáculos que necesariamente surgen en la trayectoria hacia una situación de coordinación plena. Estos obstáculos, al ser enfrentados, modifican continuamente la posición de ese hipotético equilibrio final. Todo proceso coordinador se vería interrumpido por los siguientes problemas que se suscitan en toda trayectoria equilibradora (path-dependency):

– Efecto ingreso o riqueza: El intercambio a precios falsos o de desequilibrio desplaza riqueza de un participante del mercado a otro, modificando el dato de la dotación inicial de recursos. Mientras que el proceso de intercambio hace posible que los precios se vayan equilibrando, la conformación de equilibrio, determinada de manera fundamental por las preferencias demostradas por cada agente, va sufriendo modificaciones. Las distintas preferencias influirán sobre el proceso de mercado de acuerdo con los ingresos respectivos de cada participante, que se verán modificados luego de cada intercambio a precios “falsos”. Mientras que Walras descartó estas complicaciones al no permitir a sus agentes realizar ninguna transacción hasta que se anunciara el definitivo precio de equilibrio, Lachmann, en cambio, hace hincapié en las modificaciones de riqueza que se producen continuamente en los mercados especulativos y de commodities. La extrema volatilidad de sus precios causa modificaciones patrimoniales en todo momento.

– Efecto conocimiento: La incertidumbre genuina es causa de que las expectativas sean necesariamente divergentes. A medida que el proceso de mercado se desarrolla en el tiempo, los agentes económicos se enfrentarán a nueva información que, al ser interpretada Por los diferentes individuos, inducirá a impredecibles cambios en las expectativas. Éstas afectan permanentemente la supuesta configuración de equilibrio hacia la cual tendería el proceso económico. Vemos así que una situación de discoordinación no da lugar a otra posterior de mayor grado de coordinación, sino sólo a una nueva etapa de discoordinación. En la propuesta alternativa, por lo contrario, se explica que la actividad empresarial reduce incertidumbre, descubriendo oportunidades todavía desconocidas.

Renunciar a considerar los efectos señalados implica renunciar a una completa comprensión de los procesos de mercado. Hablamos ahora en plural y no en singular, porque para Lachmann diferentes circunstancias generarán procesos de distinta naturaleza. Debemos pues comprender el mercado como un conjunto de procesos continuos en el que interactúan sin cesar fuerzas equilibradoras y desequilibradoras de igual relevancia en una dirección absolutamente indeterminada.

En esta total incertidumbre cualquier posibilidad de coordinación parece, en principio, imposible. Pero, siguiendo la tradición iniciada por Menger y continuada por Hayek, Lachmann se encarga de resaltar la gran importancia de diversas instituciones que, como formaciones que reducen incertidumbre, hacen posible la existencia de un proceso ordenado. El análisis austríaco de las instituciones puede ser considerado como otra manifestación de la posición “a mitad de camino” señalada por R. Garrison. La escuela austríaca se encontraría así entre dos extremos: un institucionalismo a-teórico y un neoclasi- cismo a-institucional. Las distintas instituciones son caracterizadas como típicos fenómenos de desequilibrio que nos sirven de guía para ordenar en algún grado los planes individuales en un entorno cargado de una incertidumbre insuperable. Quienes adhieren a la visión de Lachmann afirman que teorizar acerca de las diversas instituciones en una construcción que supone una tendencia hacia el equilibrio sería como hacerlo sobre la progresiva desaparición de éstas, dado que, en una situación de coordinación plena, serían completamente innecesarias porque el conocimiento sería perfecto.

El concepto que sistematiza la postura que estamos explicando es el de orden, a diferencia de la otra corriente que utiliza la idea de coordinación. Si bien ambas nociones parecen similares, tienen características e implicancias diferentes. La idea de coordinación refleja el proceso por el cual los planes de los diferentes individuos van “engranando” entre sí, mientras que la idea de orden trata de enfatizar una noción más amplia y menos exigente, que es satisfecha en la medida en que haya al menos algún grado de predecibilidad interna entre los participantes que interactúan. Vemos así que el concepto de orden es más amplio que el de coordinación. Este último, que sería un caso límite de aquél, exige que los planes de los distintos individuos vayan siendo cada vez más compatibles. En cambio, la idea de orden requiere solamente que los individuos sean capaces de formar expectativas más o menos correctas acerca de las acciones de otros miembros del proceso económico. Es difícil realizar una evaluación de muchas de estas ideas como si fueran un programa de investigación alternativo, ya que se encuentran aún en desarrollo y no están completamente articuladas. 

Continuará…. 

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad, Ivo A. Sarjanovic y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s