La inutilidad de llamarse liberal

CERO EN PROGRESISMO

El avance del Barómetro de abril del CIS ofrece ciertos datos sobre adscripción ideológica y recuerdo de voto que llevan a preguntarse si tiene sentido que algunos sigamos calificándonos como liberales, sin más. Pero antes de entrar en el análisis de dichos datos, permítanme un preámbulo.

Que los liberales están divididos es una realidad. Muy resumidamente, hay liberales (liberal-progresistas) que defienden una libertad absoluta con la única limitación del principio de no agresión, mientras que otros liberales (liberal-conservadores) creen que sin ciertas restricciones de origen moral, en ocasiones sancionadas legalmente, la libertad se autodestruye. Como señaló Hayek: “Aunque parezca paradójico, es probable que una próspera sociedad libre sea en gran medida una sociedad de ligaduras tradicionales.”[1] No en vano, este autor, uno de los grandes pensadores y economistas liberales del siglo XX, cita favorablemente, en numerosas ocasiones, a Edmund Burke, a su vez uno de los padres del pensamiento…

Ver la entrada original 1.443 palabras más

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, economía, libertad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s