La disidencia cubana renuncia al heroísmo

Una plataforma cubana ve posible en dos años una transición a la española: “de la ley a la ley pasando por la ley”.
NURIA RICHART

Algo está cambiando en la actitud de los ciudadanos cubanos. Hasta “300 personas” se están reuniendo “en lugares públicos” para disentir. Los 300 espartanos caribeños.

  
Hay que estar preparado para cuando llegue el final de los longevos hermanos Castro y de su sanguinario régimen comunista. La mayoría de la población cubana no ha vivido otra cosa y algo tan común para nosotros como coger una octavilla por la calle, en ellos activa las alarmas del pecado no común. Por eso la oposición cubana, heroica, ha decidido cambiar el color del filtro. Sin perder de vista los efectos de la pastilla de la realidad, la roja, recurren al eufemismo para sumar adeptos a la libertad. Como decía Oriana Fallaci en La rabia y el Orgullo:
nunca olvido que las palabras escritas pueden hacer un gran bien pero también un gran mal, pueden curar pero también matar. Estudia la Historia y verás que detrás de cada manifestación del Bien o del Mal hay un escrito. Un libro, un artículo, un manifiesto, un poema, una oración, una canción (Una Biblia, una Torah, un Corán, un Das Capital).

Gran parte de la oposición cubana, 45 plataformas de momento, ha empezado a huir de la palabra resistencia, de la idea de clandestinidad, para incluirse en la buena prensa de los llamados Movimientos Cívicos. “Que no nos vean como héroes. No es momento de héroes sino de la sociedad”, resumen. Es un nuevo enfoque, sin prejuicios, que pretende canalizar la “esperanza” del pueblo cubano por unas elecciones “libres, plurales, observadas internacionalmente, competitivas y justas”. El salto del mito y del gran líder a la política y a los candidatos independientes.

  
Se ha presentado en Madrid la propuesta política Plataforma #Otro18, un movimiento cívico cubano que nace con la esperanza de que Raúl Castro cumpla con el calendario, y su palabra de retirarse en el año 2018, con 84 años. Presentados por el escritor Carlos Alberto Montaner en la Asociación de la Prensa de Madrid, #Otro18 cuenta que su modelo es la Transición española y la famosa Ley de Reforma Política que propició un cambio de régimen sin “revoluciones”; ese “de la ley a la ley pasando por la ley”. Una ley que “se parezca al país y no al poder”.

La plataforma está dispuesta a canalizar el “cansancio de la miseria”, a despejar las ya vaporosas dudas sobre el enemigo continental imperialista o para representar esa manía que tiene casi todo ser humano de vivir en paz. Una mayoría de cubanos, según esta plataforma “quiere que pase algo en su vida definitivamente”, están invirtiendo gran parte de su salario en estar conectados a Internet”, en informarse; Quieren “una transformación en su mesa, en su salario”. Es decir, una resistencia compatible con ese exilio que hallas en el salón de tu casa, viendo la televisión.

Yoani Sánchez, presente en la rueda de prensa en Madrid, escribía en 14ymedio hace unos días a raíz de la visita de Barak Obama que miles de padres a lo largo del país colocan sobre los hombros del visitante la responsabilidad de convencer a sus hijos de no partir en las balsas de la desesperanza. Creen que él podría detener ese incesante flujo que desangra al país si logra persuadirlos de que una nueva Cuba está a la vuelta de la esquina.
Y es eso.

El primer objetivo de #Otro18 será conseguir el apoyo de la ciudadanía, aumentar la presión social. Con el clamor pero sin saltarse la legislación establecida, como sí hacen constantemente sus propios padres, los Castro, quieren conseguir una Reforma del Sistema Electoral Nacional, la legalización de las asociaciones políticas y cívicas, la disolución de la Comisión Nacional de Candidaturas, que sirve para filtrar a los afines, en Cuba se ha votado veintiuna veces desde 1976, “pero los cubanos nunca han elegido”.

Apoyos y silencios
Según los ponentes de esta plataforma “hay sectores que están dispuestos a empujar”, dentro del poder establecido. Los militares “se están aburguesando”. Quien les ha dado la espalda es la jerarquía de la Iglesia Católica, todo un motor de movilización ciudadana.
Piden al Gobierno español que apoye el proceso disidente en Cuba como lo ha hecho en Venezuela.

En estos dos años su labor consistirá en difundir esta nueva palabra. No va a ser fácil. Ha comenzado la represión. Por el momento han sido golpeados, amenazados, desacreditados, raptados varias horas, han sido víctimas de mítines de repudio, asediados por la seguridad del Estado… Cuentan que algunos compañeros han sido “abandonarlos en lugares lejanos y sin dinero”, una práctica habitual del Régimen. Al parecer habría “25 personas” dispuestas a presentarse a esas futuras elecciones y “están recibiendo formación política”.
Fidel y Raúl Castro quizá nunca sean juzgados, e incluso sus cuerpos aguanten largas colas de velorio. Hay finales para todos los gustos y aquí lo sabemos.

Fuente: http://m.libertaddigital.com/internacional/latinoamerica/2016/03/31/la-disidencia-cubana-renuncia-al-heroismo-1276570934/

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Cuba, economía, libertad, España, Libertad, Mises, MisesCuba, Opinión, Socialismo, Sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s