El Papa Francisco y su curioso antagonismo al mercado.

Couts Moseley.

Recientemente me enteré de un artículo publicado en The New York Times, el más influyente de los periódicos americanos, en el cual se anunciaban los planes con razón a la visita próxima del Papa Francisco—programada para el 22 al 28 de Septiembre de este año. El artículo también comentaba sobre las razones por las cuales el pontífice había decidido visitar a los Estados Unidos por primera vez. Pero también, y más al caso de este comentario, el artículo adentró en los principales motivos por los cuales el ex Cardenal Argentino no había elegido visitar a los Estados Unidos anteriormente, ni siquiera antes de haber sido nombrado “obispo de Roma” y a pesar de haber tenido oportunidades de hacerlo. Varias razones se dieron para explicar su renuencia, entre ellas esta:

“Yo creo que lo que él critica de los Estados Unidos es la absoluta libertad y autonomía del mercado,” dijo el Reverendo Juan Carlos Scannone, un profesor de Filosofía jubilado del Colegio Máximo, un prominente colegio Jesuita de las afueras de Buenos Aires. Él había instruido al joven Jorge Mario Bergoglio, quien llegaría a ser Francisco, cuando este fue un seminarista y se hicieron amigos. “Deberíamos de admirar la democracia de los Estados Unidos y el bienestar de su gente, pero lo que Bergoglio criticaría sería su consumismo: que todo está orientado hacia el consumismo.”1

El párrafo de arriba revela lo que (en ciertos círculos) se ha notado una y otra vez desde prácticamente la primera declaración pública del Papa Francisco: este Papa exhibe un curioso antagonismo al mercado. Para explorar el tema y poner en claro por qué yo digo que su antagonismo es “curioso,” creo que es necesario que tengamos una idea muy clara de lo que “el mercado” es y de lo que no es. Dicho en breve, y poniendo al lado el mercado de cemento y ladrillo en donde literalmente se compran y venden las cosas, “el mercado” es un proceso mediante el cual los seres humanos satisfacen sus necesidades vía el intercambio de bienes y servicios. Este se manifiesta única y exclusivamente a través de la acción humana. Por lo tanto, el mercado no es una fuerza siniestra e incorpórea como el Vicario de Cristo parece interpretarlo. El Papa Francisco parece asociar “el mercado” con la riqueza y con todos los posibles excesos que se puedan imaginar que eso conlleve—y que a un místico franciscano repugnan. ¡Eso no es el mercado!

Además es necesario recalcar que “la absoluta libertad y autonomía del mercado” (lo que llamaríamos un “mercado libre”) no existe en ningún país, y mucho menos en los Estados Unidos, en donde toda actividad económica es regulada, controlada, gravada, y sujeta a ridículas licencias que demandan todos y cada uno de los gobiernos locales, estatales y (ni se diga) el federal para el beneficio de los burócratas y para fomentar las ambiciones de los políticos. El “mercado libre” que el Papa teme se limitaría a la interacción de seres humanos, sin que el gobierno interviniese. Murray Rothbard, economista estadounidense y el estudiante más famoso de Ludwig von Mises, lo describe así:

“Mercado libre” es un término abreviado de una colección de intercambios que toman lugar en la sociedad. Cada intercambio toma lugar a base de un arreglo voluntario entre dos personas o entre grupos de gente representados por agentes. Estos dos individuos (o agentes) intercambian dos bienes económicos, ya sea mercancías tangibles o servicios intangibles.” 2

La palabra clave de la cita de arriba es “voluntario”. ¡Es decir, que cada lado de ese intercambio lo hace de su propia voluntad, y lo hace porque valora o aprecia más la mercancía o servicio que la otra persona tiene que lo que él mismo ofrece de intercambio, y viceversa! ¿Quién, que entienda esto—díganme—podría estar en contra del mercado, especialmente si añadimos que gracias a este proceso millones de personas por el mundo entero se alimentan, sobreviven, y prosperan?

Notas: http://www.nytimes.com/2015/09/06/us/pope-francis-is-coming-to-america-after-avoiding-it-for-78-years.html?smid=fb-share&_r=0

http://www.econlib.org/library/Enc/FreeMarket.html

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Derecho, Economía, Economía austríaca, Opinión, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s