La  importancia  de Milton  Friedman 

Por Jorge  A.  Sanguinetty 

Acaba  de  morir  a  los  94  años  de edad  el  profesor  Milton  Friedman,  uno  de  los economistas  más  influyentes  de nuestros  tiempos.  Cuando  comencé  a  saber  de  Milton Friedman en  Cuba,  antes  de emigrar  a Estados  Unidos, la  izquierda  lo  clasificaba como un  economista conservador.  Sin  embargo,  al estudiar  intensamente muchos  de sus trabajos,  me  fui dando  cuenta de  su  gran estatura  científica  y de  la  profundidad de  su pensamiento  en materia de  política  pública.  Fue Milton  Friedman  el  que  me enseñó  lo superficial del  pensamiento  ideológico  cuando  se usa  para  reemplazar  el  conocimiento sobre  los  fenómenos  sociales.  Fueron  sus  lecturas  las  que  me ayudaron  a liberarme  de  la simplista  distinción  de  izquierda  y derecha  para  clasificar  posiciones  políticas  cuando  la situación  requiere  reflexiones  profundas,  cuidadosas  y  bien  informadas. 

Aunque  no  tuve el  privilegio  de conocerlo  personalmente,  sí  tuve  la  suerte  de  estudiar  y trabajar  con  muchos  de sus  discípulos,  especialmente  al  comienzo  de  mi  vida  en  Estados Unidos.  Entonces  tuve que  aprender  no  sólo  las  formas  de  vida  de  este  país,  sino  también su  cultura  académica,  sus  formas  organizadas  de debate  crítico  y  los  más  elevados estándares  de excelencia escolástica  y científica.  En  Cuba  ya  yo  había adquirido  la noción de que  la  economía como  disciplina era susceptible  de  la  aplicación  del  método científico.  Milton  Friedman  y  muchos  otros  economistas  como  él  me  lo  demostraron fehacientemente con  sus  investigaciones,  en  especial  sus  colegas  de  la  Universidad  de Chicago. Poseía  también  el  don  de explicar  los  más  alambicados  conceptos  de  una  forma tan  clara  que todo  el  mundo  los  podía  comprender,  habilidad que  no  todos  los economistas  tienen  y  que  yo  trato  de emular  en  todo  lo  que  escribo  para  el gran público. 

Era  admirable su  capacidad para debatir  exhaustivamente  un  tema  dado  con una  lógica impecable.  Sus argumentos  eran tan  poderosos  que irritaban a  los  que  se  le enfrentaban desde  posiciones  ideológicas,  pero  muchas  veces  acababa convenciendo  a sus  más combativos  adversarios.  La obra de  Friedman  tiene  muchas  formas,  pero  se  puede agrupar  en  dos  grandes  categorías:  el  trabajo  científico  y  las  propuestas  de  política pública  escritas  para  el  público  general.  En  el  primer  grupo  cabe su  monumental  estudio Una  Historia  Monetaria de  Estados  Unidos,  19871960,  trabajo  hecho  junto  a la distinguida  investigadora Anna J.  Schwartz en  el benemérito  National  Bureau  of Economic  Research,  donde tuve  la enorme distinción  de  trabajar  y  conocerla personalmente.  Otra investigación  importante de  Friedman  se  plasma  en  su  libro  Una Teoría  de  la  Función  de Consumo,  estudio  obligado  en  todo  programa  de  postgrado  en economía  y  donde el  autor  demostró  que los  niveles  de  consumo  no  dependen directamente  de  los  niveles  de  ingreso  de los  consumidores  sino  de  las  expectativas futuras  de  ingreso.  Se  incluye en  este grupo  de contribuciones  su  crítica  al  paradigma macroeconómico  de John  Maynard  Keynes,  donde Friedman  replanteó  el  papel  de  la política  monetaria  en  una  economía  y  revisó  críticamente  la  importancia del  gasto  público como  principal  instrumento  de manejo  de una economía  por  parte  del  gobierno.  Y  como colofón  a  su  crítica  del  sistema keynesiano,  Friedman  desbarató  la concepción  conocida como  la  curva de  Phillips,  una ecuación  matemáticoestadística  que supone una relación inversa  entre la tasa de  desempleo  y  la de  inflación.  Dicha  relación  se utilizaba erróneamente para  tratar  de  reducir  el  desempleo  mediante  aumentos  de  precios inducidos  por  expansiones  monetarias,  hasta que  en  los  años  setenta  y  ochenta  el fenómeno  conocido  como  estanflación  le dió  la razón  a  Friedman  y  seguidores  como Edmund  Phelps,  casualmente Premio  Nobel  de Economía  de  este  año. 

La  influencia de  Milton  Friedman  se extiende a  muchos  otros  tópicos,  pero  uno  puede  ver un denominador  común  en su  convicción  de que  los  mercados  deben  ser  libres,  que  todo ciudadano  debe  gozar  de plena  libertad de  opciones,  que nadie,  mucho  menos  el  estado  o el  gobierno,  debe decidir  por  él.  De  ahí  que  Friedman  atacó  el monopolio  estatal  de  la educación  pública  porque limita  las  opciones  educativas  de  los  ciudadanos, especialmente  los  de menos  recursos. En  su  lugar  propuso  que  cada  estudiante recibiera cupones  o  vales  (“vouchers”)  emitidos  por  el  estado para  pagar  por  su  educación  en  las escuelas  que cada  cual  prefiriera.  De esta  manera  la  libertad  de  opciones  no  estaría restringida  por  la capacidad de  pago  de las  familias  de  los  estudiantes.  Igualmente Friedman  se opuso  al  servicio  militar  obligatorio  y  abogó  por  unas  fuerzas  armadas voluntarias  y  a sueldo,  propuesta que  finalmente  fue aceptada  por  la administración  del presidente  Richard  Nixon  y  que cuenta con  amplio  apoyo  de  la  ciudadanía  y  de  ambos partidos  políticos.  Era  obvio  que Milton  Friedman  puso  todo  su  intelecto  a  favor  de  los intereses  de  las  mayorías,  incluyendo  los  más  pobres,  como  él  mismo  lo  había  sido. 

El  profesor  Friedman  nos  brinda una  lección  que se  destaca  por  su  importancia  en  la defensa  de  las  libertades  individuales  y es  la  advertencia de  que cuando  un  gobierno comienza  a  conculcar  las  libertades  económicas,  está  socavando  la  base  de  las  libertades políticas.  Por  esa razón,  Friedman  argumentaba en  consonancia  con  los  fundadores  de este  país,  que los  poderes  económicos  del  gobierno  deben  estar  sujetos  a  limitaciones  y controles  para  evitar  que poco  a poco  acaben  sometiendo  a  los  ciudadanos  a  la  voluntad de  los  gobernantes. 

Ha  muerto  un  verdadero  gigante del  pensamiento  económico  moderno,  uno  de  esos portentos  intelectuales  que países  avanzados  como  Estados  Unidos  produce  y  ayudan  a desarrollar.  Mi esperanza  es  que del  mismo  modo en que el  mundo  ha sabido  disfrutar  de tantos  descubrimientos  hechos  en  este país,  aprendan  también  a  utilizar  las  ideas verdaderamente progresistas  de Milton  Friedman. 

Miami,  21  de noviembre de  2006.

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Milton Friedman, Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s