LA  POLITICA DE  ESTADOS  UNIDOS HACIA CUBA.

Por Jorge  A.  Sanguinetty

Poco  más  de un  centenar  de académicos,  intelectuales  y  artistas  que  se  identifican  como cubanoamericanos  publicaron  hace unos  días  una carta abierta  en  el  New  York  Daily News  declarando  su oposición  a  la política  del  Gobierno  de  Estados  Unidos  hacia  Cuba. En  la  carta,  los  firmantes  manifiestan estar  comprometidos  con los  siguientes  objetivos: a)  “la  promoción  de un  debate razonado  en  la arena  pública”,  b)  a  “desafiar  la  influencia desproporcionada  de un  sector  no representativo  de  la  comunidad cubanoamericana  que no  está  al  tanto  de  la opinión  pública  de Estados  Unidos”  y  c)  a  ayudar  a  “que  se  termine una  política  fallida que  contradice  todos los  principios  que deben  regir  la política exterior”.

En  aras  de  ese debate razonado  es  que  me permito  discrepar  de  algunos  de  los  puntos  de la carta. En  mi  opinión,  el  error  más  importante de  la carta radica  en  la  afirmación  de  que “el  embargo  de  EEUU inflinge penurias  económicas  al  pueblo  cubano,  mientras  le  niega oportunidades  a  los  granjeros  y  negocios  americanos”.  La  afirmación  ignora  que  los granjeros  y  trabajadores  cubanos  no  tienen  oportunidades  de  negocios  porque  el  gobierno cubano  las  tiene  prohibidas.  En  realidad es  el  gobierno  cubano  el  que  restringe  la economía  interna  del  país,  aplicando  una especie de  segundo  embargo  que  en  la  práctica es  más  restrictivo  que el  embargo  de  EEUU,  pues  no  deja  que  ningún  cubano  pueda  hacer transacciones  con  otros  cubanos  ni  con  otros  países  del  mundo.  Es  el gobierno  cubano  y no  el  de  EEUU el  que  impide  a  los  granjeros  cubanos  operar  con  los  grados  de  libertad que necesitan  para  producir  a niveles  muy  superiores  a  los  actuales.  De hecho,  fue  Fidel Castro  el  que permitió  una cierta libertad de  mercados  campesinos  en  los  años  ochenta y el  que  igualmente dio  marcha atrás  después  cuando  vio  que  el  éxito  económico  y  las libertades  concomitantes  del  experimento  podían  debilitar  su  poder  político  en  el  país. Las  restricciones  económicas  internas  impuestas  por  el  gobierno  cubano  y  no  el  de EEUU han  sido  un  instrumento  de control  sobre  la población.

O  sea,  la  economía cubana está sujeta no  a  uno  sino  a  dos  embargos  y  por  esa  simple razón,  además  de  la  falta de  datos  estadísticos,  no  es  posible  evaluar  rigurosamente  los daños  que  cada embargo  le representa a  la economía  del  país.  Sin  embargo,  lo  que  sí puede  afirmarse es  que  levantar  el  embargo  de EEUU  sin  que  el  gobierno  cubano  levante sus  restricciones  a  los  productores  cubanos  en  la  isla  haría  que  los  beneficios  se  acumulen en  el  gobierno  y  no  vayan  necesariamente a  la población.

¿Por  qué  este simple razonamiento  se ignora una  y  otra  vez  por  los  proponentes  del levantamiento  unilateral  del  embargo  de  EEUU?  ¿Por  qué  nunca  se  denuncia  que  los cubanos  posiblemente sufren  más  por  lo  que es  el  embargo  interno? ¿Por  qué nunca  se plantea  el  levantamiento  de ambos  embargos? Unas  veces  la respuesta está en la  falta  de comprensión  sobre cómo  opera  la economía cubana.  En  otros  casos  la  respuesta  radica  ena simple  deshonestidad del  proponente  y  su  insistencia  en defender  lo  indefendible aprovechándose de  la  ignorancia del  prójimo.

La carta  afirma que  como  quiera  que se  mida,  la política  americana  hacia  Cuba  es  un fracaso  singular  que  ya dura casi  medio  siglo.  Creo  que aquí  podemos  estar  de  acuerdo  si no  profundizamos  en  el  significado  de la  frase  “el  fracaso  de  la  política  americana”.  El problema  es  que  lo  que podemos  llamar  una política  hacia  Cuba  por  parte  de  Estados Unidos  no  obedece  a un  plan  estratégico  con  objetivos  claramente  definidos.  Tal “política”  ha sido  un  conjunto  de medidas  que se  han  ido  apilando  una  sobre  otra  y  que  sí ha tenido  resultados  aunque no  sean  del  agrado  de  muchos.  A  pesar  de  que  el  embargo  no ha sido  capaz  de  derrumbar  al  régimen,  creo  que es  posible  decir  que  ha  sido  lo suficientemente restrictivo  como  para  limitarle al  gobierno  cubano  los  recursos  dedicados a  la  represión  interna  y  a  las  actividades  subversivas  en  otros  países.

Sin  embargo,  creo  que  las  debilidades  más  serias  de  la carta no  radican en  sus  elementos cognoscitivos  como  los  apuntados  arriba,  sino  más  bien  en  sus  asimetrías  éticas.  A  pesar de que  los  firmantes  muestran  una gran  preocupación  por  las  libertades  de  los  ciudadanos americanos  impedidos  de  viajar  a  Cuba cuando  lo  deseen,  no  muestran  una  preocupación similar  por  las  libertades  de  los  cubanos  que residen  en  la  isla.  Del  mismo  modo  implican que  la  causa  principal  de  las  desdichas  cubanas  radica  en  Washington  y  no  en  los designios  de  la  llamada revolución  socialista.  Incluso  llegan a acusar  al  gobierno  de EEUU de  ser  responsable por  los  abusos  internos  del  gobierno  cubano.  Y  van  más  allá cuando  defendiendo  el  principio  de  la autodeterminación  y  soberanía  ignoran que es  la autodeterminación  y  la soberanía del  dictador  lo  que  defienden  y  no  la de  su  amado pueblo.

Me  quedo  con  la  impresión  de que  muchos  de los  firmantes  de  la  carta  no  conocen  de cerca  la  realidad cubana  y  se  forman  opiniones  basadas  en  información  incompleta.  Por eso  yo  creo  que  un  debate,  como  el  que plantea  la  carta,  es  necesario  y pudiera  ser  muy útil.

Washington,  D.C.,  10  de  mayo  de 2006.

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s