Libres o cautivos

joisy-garciaTodo sistema ético y moral debe permitir la supervivencia de la humanidad, nuestra realización personal, el progreso y la búsqueda de nuestra felicidad. Todos deseamos una educación esmerada para nuestros hijos y familiares, que a posteriori les permita ser personas de provecho. Todos deseamos para nuestros ancianos una jubilación digna y decorosa, una sanidad de calidad, y que mejor que resumir estos nobles deseos con una etiqueta edulcorada que a nuestro oído suene de excelencia…, escuchemos y repitamos con atención todos por favor “bienestar común” “Estado de Bienestar social”. Notable efecto, casi caigo dormido!!!.

El socialismo nos prometió hace más de medio siglo traernos una mejor calidad de vida, y una mayor prosperidad económica que el capitalismo, al que decían y describían como un sistema esclavista, de salvajes… antes de nuestra desastrosa experiencia y transformación a siervos de la gleba.

Los que sostenían ese argumento hasta hace muy poco, hoy nos explican y casi prueban con cifras que ha sido el efecto contrario en casi todos los aspectos, y evidentemente se disponen a un cambio gradual que como papagayos repiten al unísono que serán “a nuestro propio ritmo”… claro que refiriéndose a los que no tienen ningún tipo de apuro o urgencia en pensar que comer hoy o mañana…

Esta imaginería social, con a la cabeza los mismos especialistas en el despilfarro y corrupción, caracterizada por la coacción institucional para nacionalizar y desregular a conveniencia los medios de producción, sin permitirsenos que sean vendidos o adquiridos, necesariamente implican el desaliento y desperdicio económico en tiempo y gastos para los factores de producción. Es decir, nuestras fuerza y estímulo, los empresarios y ganancias. Sin mencionar un estrecho marco de regulación y chantaje… lo que describen algunos como capitalismo de compinches.

¿Será que los nuevos imperialistas de los explotados trabajadores ya se frotan las manos y tiran el guiño de ojos a algunos?

Los países, nos cuenta la historia, en los cuales se han establecido los controles en los precios, las regulaciones y excesivas restricciones al mercado libre, se retrasan en su crecimiento del nivel de vida de su población, al no alcanzar nunca su nivel más ágil en la producción social de las riquezas. Ejemplos y estadísticas nos sobran como para establecer, estudiar y comparar que en las sociedades más liberales que otras el avance ha sido mucho mayor, con calidad, competitividad y rapidez .

Sencillamente la experiencia acumulada nos ha demostrado y nos dice que ninguna política socialista en particular, alcanzó jamás la meta de mayor producción de más riqueza, con menor gasto. Incluso para los que nos preocupa un planeta tolerable y equilibrado.

Todo esto nos conduce a una elemental pregunta: ¿y cuáles son los errores, y cómo se podría salvar al socialismo?

Y es precisamente en este punto dónde llegamos a la conclusión de que no se puede silbar y sacar la lengua, no se puede ser honestos y bandidos, no se podrá jamás ser libres y cautivos, no vivimos una vida que nos hace activistas neutrales y felices hermanos.

En la historia se han hecho innumerables propuestas para intentar solucionar los problemas de orden social, variedades de propuestas desfilaron y marchan a un ritmo de confusión. En este sentido “común” nadie puede negar que nada, absolutamente nada es gratis en nuestro país, y hay que desterrar de nuestra cabeza tan falso concepto, pues las gratuidades sólo podrían ser posibles, si nuestro estimado y gran orador General Presidente renunciara a sus entradas económicas y detrás de él todo el mando de la nomenklatura, incluso médicos, maestros, deportistas y etcétera.

No, el altruismo socialista, el Estado de Bienestar social y muchos nombres que se actualizan, son la nueva modalidad para ocultar el creciente malestar de una sociedad cansada de ser cerrada y sin derecho, que ahora es saqueada por crecientes impuestos, que no solucionan en ninguna medida los mediocres servicios sociales sin calidad y competitividad que se nos continúan imponiendo por nuestra fatal estrechez mental, cobardía al enfrentamiento de desafíos y arrogancia. No desearía que nuestra próxima generación vuelva a ser siervos o esclavos, sino que evolucionara a ciudadanos libres de este globalizado planeta.

Joisy García Martínez

joisygarcia@gmail.com
joisygarcia@nauta.cu
twitter.com/CriolloLiberal1
criolloliberal.blogspot.com.es
facebook.com/ClubAnarcocapitalistaCuba
Teléfono +5353849246

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Socialismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s