Justificando nuestra risa

joisy-garciaPor algún tiempo se ha puesto de moda el reírse de lo que llamamos el problema social, más bien de nuestra acumulada crisis social, y no es necesario aclararlo, algunas de las soluciones propuestas desde las altas esferas de nuestro país, justifican nuestra risa.

No debe ser el mérito de un gobierno, un político o un sindicalista que los niveles de vida de toda una población mejoren. En los países comprometidos con el principio y defensa de la propiedad privada sobre los medios de producción, no son los comisarios, ni los funcionarios, sino las grandes empresas las que tienen el mérito de que la mayoría de las familias posean unos mejores estándares de vida. El aumento en el consumo per cápita en los países en vías de desarrollo, comparado con las condiciones de hace más de medio siglo continúan firmes, no ha sido un logro de las leyes y los decretos, sino un fruto de los empresarios, los que han aumentado de una forma u otra el tamaño de sus industrias o al unísono construyeron otras nuevas empresas. Importantísimo punto que los socialistas en su arrogancia han optado por ignorar. La historia muy bien podría llamar a nuestra época la era de los indolentes y despilfarradores, la época de oro de los dictadores y tiranos.

El credo de que el estado o el gobierno es la encarnación puritana de lo que es bueno y benéfico pasará felizmente algún día al basurero de la historia, las masas populistas -en general- se han convertido a fuerza de prebendas residuales de supuesta educación y medicina gratis en los miserables subordinados del gobierno…, tratando increíblemente de hasta infligir daños físicos a los demás individuos por la sencilla razón de diferir en sinceras ideologías o caminos que otros defendemos, lo peor es que intentan castigar con la necesidad imperiosa de un torturador guardián, tema tabú el de la violencia desmedida, casi indisputado para la mayoría de la intelectualidad que conforma la fauna social en el llamado socialismo. No debería en lo más mínimo ser tabú cuestionar los problemas enormes y reales que aquejan a todos en nuestra patria.

La coacción puede manifestarse en formas inimaginables e infinitas… ¿Cuál es la buena, si es que alguna es buena? Cuando se tiene la convicción, la libertad no tiene más que una sola forma y salida, se puede deducir con facilidad que para adquirir la verdadera libertad, no hay otro remedio que intervenir en su defensa y adoptar un punto de partida. La defensa de la ciencia del libre mercado, para que funcione con total fluidez debe ser defendida como una reina desembarazada y libre. No son los mandatos impuestos coaccionadores del estado los que hacen que funcionen los libres intercambios entre los hombres. La conclusión de los mejores expertos en asuntos económicos hacen referencia a un solo camino, y a ese encomiable camino le nombran libertad.

Realmente concuerdo con lo que me decía hace pocos días entre cortado un vecino y sencillo campesino: Los hombres no pueden ser felices, ni vivirán jamás en paz mientras no tengan con que alimentarse, es decir, sus necesidades básicas esenciales cubiertas. No permitir la realización personal y el desenvolvimiento económico a todo un pueblo, es síntoma de temor, hechos que explican el estado convulsivo y frustrado de la sociedad moderna en que vivimos, reforzada con el asentimiento de tantos indolentes que prefieren ver su vida pérdida en el agonizante y desmoralizador día a día.

Nos resta tratar de entender de qué manera los que impiden la normalización de las políticas públicas correctas en nuestro país, lo pensarían hacer… de decidirlo algún día…, o si su peor fechoría, ni tan siquiera la de gobernar mal y con injusticias, pretende que la sociedad en su conjunto se convierta en unos indolentes como ellos, o lo que nos faltaría, que comenzaran a prohibir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, es decir, la que intentamos ejercer a través de la difusión de informaciones, opiniones y análisis en nuestros recortados espacios. Solución que bien podría ser propuesta muy pronto desde las altas esferas de nuestro país, y que por cierto podrían justificar aún más nuestra risa y vergüenza.

Joisy García Martínez.
Periodista independiente y miembro del Club Anarcocapitalista de Cuba CAC

joisygarcia@gmail.com
joisygarcia@nauta.cu
twitter.com/CriolloLiberal1
criolloliberal.blogspot.com.es
facebook.com/ClubAnarcocapitalistaCuba
Teléfono +5353849246

Acerca de Instituto Mises Cuba

Instituto Mises Cuba: Espacio para opinar y debatir sobre economía y libertad.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s